top of page

Las claves para entender y superar el periodo de prueba

El periodo de prueba es el pacto establecido por escrito reflejado en el contrato de trabajo durante el cual se puede extinguir la relación laboral sin necesidad de justificar la causa, ni realizar preaviso ni abonar una indemnización.


Este pacto bilateral se firma de forma voluntaria con el objetivo de que la empresa pueda comprobar durante ese periodo de tiempo, que el trabajador/a tiene la capacidad, competencias y conocimientos para desempeñar las funciones del puesto de trabajo. Que sea bilateral implica que del mismo modo el empleado/a tiene el mismo tiempo para valorar que las condiciones de trabajo se adecuan a sus necesidades, pudiendo cualquiera de ambas partes rescindir el contrato durante ese periodo.


El periodo de prueba será valido cuando exista la firma durante el inicio del contrato, sea expreso y se dé por escrito. Por otra parte, será nulo cuando el trabajador/a haya desempeñado ya las mismas funciones en la empresa con anterioridad, sea cual sea la modalidad de contratación. La duración de este viene determinada con los limites previstos en el convenio colectivo adherido al empleo. En los casos en los que en el convenio no se establezca la duración, el periodo de prueba máximo será de la siguiente forma:

- Para técnicos/as con titulación la duración máxima será de 6 meses y 2 meses para el resto de plantilla.

- En empresas de menos de 25 empleados/as, no podrá ser superior a tres meses para los trabajadores/as que no sean técnicos con titulación.

- En los contratos temporales de duración determinada no superiores a 6 meses, el periodo de prueba no podrá exceder de un mes, salvo que el convenio disponga otro periodo.


Es importante tener en cuenta que, si el empleado/a decide finalizar el contrato durante el periodo de prueba, no tendría derecho a cobrar la prestación por desempleo (paro) ya que se interpreta como una baja voluntaria. En cambio, si la finalización del contrato la determina la empresa, sí tendría derecho a cobrar dicha prestación.


Una vez tenemos claro en qué consiste el periodo de prueba, nos afrontamos a intentar superarlo cumpliendo con las tareas del empleo teniendo en cuenta algunos consejos que os ofrecemos:


- Implicación: esta cualidad es muy importante y demuestra la importancia que tiene para ti el trabajo que estás desempeñando. Es un factor que las empresas tienen muy presente a la hora de valorar la superación o no del periodo de prueba.

- Humildad: la actitud humilde será positiva para ti ya que nadie nace aprendido. No tengas miedo en preguntar las dudas que te puedan surgir, de este modo tu provecho será mayor.

- Interés en tu rendimiento: es importante preguntar tanto a los y las superiores como al resto de la plantilla su opinión sobre tu trabajo ya que, mediante críticas constructivas podremos mejorar nuestro desempeño.

- Puntualidad: el hecho de llegar antes de la jornada laboral, aunque solamente sean 10-15 minutos, demostrará el interés y la involucración ya que se puede aportar un poco más en situaciones de sobrecarga de trabajo de otros compañeros y compañeras.



Nuestro programa -SOLI-UGT- cuenta con la participación de SOIB y la cofinanciación del Fondo Social Europeo y tiene por objetivo la inserción en el mercado de trabajo de personas en riesgo de exclusión social.

25 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page